jueves, 10 de julio de 2014

Moarves de Ojeda: Iglesia de San Juan Bautista


No excesivamente lejos del entorno de Olleros de Pisuerga y también en las proximidades de Aguilar de Campóo, dos lugares, apenas separados por una ínfima distancia de cinco kilómetros, conforman otra pequeña pero no obstante interesante ruta, que no ha de resultar baldía para el esfuerzo de viajeros, caminantes y peregrinos que deseen ver obras de relevancia e interés y a la vez, encontrar misterios añadidos en su camino: la iglesia de San Juan Bautista, en Moarves de Ojeda y la abadía de monjas cistercienses de San Pedro de Arroyo. Posiblemente más conocida la primera, sobre todo si se está familiarizado con parte del mejor románico palentino, recordarán, nada más ver su espléndida portada, la concordancia que existe entre ésta y aquélla otra que, precisamente bajo la advocación del Santo Patrón Santiago Boanerges, el Hijo del Trueno, se localiza en la histórica y siempre interesante ciudad de Carrión de los Condes.
 
Declarada Monumento Histórico en 1931, uno de los detalles que llama poderosamente la atención, es el color rojizo de sus sillares, en cuyo tratamiento se supone que los canteros utilizaron la técnica de someter a la piedra a un baño en el que probablemente intervinieran, en un grado notable, compuestos de origen netamente ferroso. Pero sin duda, este no deja de ser, en el fondo, sino un detalle anecdótico y probablemente irrelevante, si lo comparamos con la magnífica obra de Arte que constituye su portada. Una portada espléndida, cuidadosamente elaborada hasta en sus más ínfimos detalles -como pueden ser los pliegues de las túnicas de los personajes principales-, que reproduce aquélla otra que luce la iglesia de Santiago de Carrión, hoy día reconvertida en museo de Arte Sacro, pero que de similar manera nos introduce, no sólo en el misterio de estas dos portadas espejo -recordemos el caso también singular de las portadas gemelas de Santa María de Eunate y San Miguel de Olcoz-, sino también, en base al impacto visual, en los magníficos talleres de cantería instalados en ésta ciudad condal, los cuales fueron desplegando su extraordinario arte y oficio a lo largo y ancho de una provincia puntera en la misma historia del Camino Jacobeo.
 
No menos significativos, y repletos de claves que merece la pena advertir y estudiar por sí mismo, los motivos de los capiteles nos introducen, apenas sin darnos cuenta, en los viejos mitos medievales; unos mitos, que aún por sí mismos, nos derivan a continentes y continencias simbólicas, con las que poder divagar largo y tendido: el estoico Sansón, en su sempiterna lucha con el león; el músico y la bailarina, temática que inmediatamente nos recuerda a aquél extraordinario cantero conocido como el Maestro de Agüero; las pequeñas cabecitas, que surgen burlonas a través de la floresta, conectadas con los antiguos dioses celtas, cuyo recuerdo, después de todo, inunda de referencias los templos que se alzaron en sus antiguos santuarios; el tema de los gemelos, en este caso, dos milites compartiendo un escudo, que nos recuerda los primitivos sellos de la Orden del Temple, en los que dos caballeros compartían un mismo caballo, pero que a la vez, nos obliga a alzar la vista al cielo, hacia esas reminiscencias zodiacales que hacen bueno el axioma de la antigua sabiduría hermestina: como es arriba, así es abajo... Libros abiertos, donde religión y mancia, superstición y ciencia se dan la mano a la hora de mostrar mensajes subliminales a unos espectadores que, aún con el paso de los siglos, continúan sorprendiéndonos y haciéndonos pensar que, en el fondo, no somos sino meros aprendices en el difícil sendero de la Sabiduría.
 
Pero si todo esto constituyen enigmas fascinantes, no lo es menos la cuestión encaminada, no ya a la identidad de los autores de tal maravilla, pero sí hacia el origen de su procedencia. Y posiblemente, tengamos una clave, en esa fascinante y siempre nebulosa tierra celta que es Galicia, y más concretamente en una de sus provincias, cuya capital lleva todavía con orgullo el nombre del dios que la fundó y cuyo recuerdo apenas se vio alterado por la conquista romana: Lugo. Ahora bien, esa es otra historia que me propongo tratar antes de partir hacia San Pedro de Arroyo.

video