martes, 27 de abril de 2010

Capricho de Abril versus Feliz Primavera


Un breve inciso antes de proseguir mostrando los numerosos detalles del último viaje por tierras de Navarra, Huesca y las Cinco Villas, para festejar la llegada de la primavera, esa estación del año tan especial en la que Gaia, sin duda coqueta como el eterno femenino, nos gratifica. Posiblemente este año, y debido a la especial crudeza del invierno que hemos padecido, Gaia aparezca más dulce, más florida y más esplendorosa que en años anteriores.
Algo de lo poco o mucho que he aprendido durante estos años vagabundo cual emulador de peregrino por esos inolvidables Caminos de Dios, es que a veces no hace falta salvar grandes distancias para disfrutar de un guiño de sol; de una brisa suave; de un césped acogedor, verde y mullido sobre el que descansar la fragilidad de un cuerpo limitado que, en mi caso, debería cuidar mejor. No hace faltar salvar grandes distancias, para encontrar un paradisíaco micro-universo en el que relajarse, siquiera por unos minutos, del estrés de la vida cotidiana. Una suave fragancia, un dulce canto de aves; un diminuto pero Tchaikovskiano Lago de los Cisnes; una diminuta ermita rodeada de árboles, con una enigmática tumba piramidal en la que, se supone, descansa uno de los últimos eremitas de Madrid; un laberinto en el que perderse y poner a prueba la imaginación, emulando a Teseo y la magia bienhechora del hilo de Ariadna...
Aunque lo he mostrado en otras ocasiones, esto no quita para que comparta con todos vosotros este pequeño capricho que me dí a mí mismo el pasado domingo. ¿Y qué mejor lugar que precisamente ahí, en el madrileño Parque del Capricho?.
Lo dicho, buen provecho y ¡Feliz Primavera!.


domingo, 25 de abril de 2010

El castillo de Sádaba al anochecer

Resulta difícil precisar hasta qué punto se encuentra susceptible un espíritu inquieto, sujeto a los avatares de las emociones, después de un largo y provechoso día almacenando impresiones en ese baúl de los recuerdos que se aloja siempre en el corazón de un peregrino. Habiendo visitado un lugar sumamente emblemático, como es San Pedro el Viejo, en pleno casco antiguo de la capital oscense, y de regreso a las Cinco Villas, un no menos emblemático templo, como es la iglesia de San Miguel, en Biota -pese que a su estado de conservación, recomienda llevarla a la picota del Maese Alkaest- se puede pensar que acercarse hasta el altozano de un pequeño pueblecito cercano a Ejea de los Caballeros cuando el sol bosteza buscando la imprecisa almohada del horizonte, carece de sentido, cuando no de algo peor...si por sentido entendemos lo estrictamente establecido.
Nada más lejos de la realidad. Supongo que para un alma lord byroniana y por añadidura romántica, que también románica, un castillo en sombras aunque restaurado, puede ser algo así como un metafórico ouroboros o serpiente que se muerde la cola, restando parte de ese misterioso encanto hechicero que, por más que me pese decirlo -pues me considero un defensor a ultranza de la conservación de nuestro Patrimonio Histórico y Artístico- pueden llegar a tener unas ruinas...


martes, 20 de abril de 2010

El Castillo de Loarre


'Los posibles orígenes antiguos del castillo han constituído un capítulo largamente debatido por la historiografía loarresa; a este respecto, ya en el siglo XVIII Ramón de Huesca presentaba un extenso estado de la cuestión planteando la polémica sobre la adscripción romana del castillo, polémica que ha llegado hasta bien entrado el siglo XX. Sin embargo, en la actualidad, no parecen probados los orígenes romanos de Loarre y los investigadores en esta materia no solo han dejado de relacionarlo con la Calagurris Fibularia, sino que nadie admite ya la existencia de restos romanos en su recinto...'.
[José A. Martínez Prades: 'El castillo de Loarre, historia constructiva y valoración artística', Colección de Estudios Aragoneses, 51, año 2005, página 43]
*******
-



-


domingo, 18 de abril de 2010

Pueblos del Camino: Uncastillo


'Sombrero y corazón en mano, es decir, reverente y amistoso, hoy me acerco mediante esta guía turística a la insigne provincia de Zaragoza con el noble intento de unirme al grupo de los pocos que hasta ahora se afanaron por dar a conocer la Historia y el Arte de la hermosa rinconada de su villa de Uncastillo. Me hace mucha ilusión la idea de que quizá algún día, gracias a mi trabajo, pueda haber contribuído eficazmente a su mayor conocimiento y estima...'.
[Francisco Moreno Chicharro: 'Historia y Arte de Uncastillo', edición del autor, 1977]
*******
A veces agrada revisar antiguas crónicas de viajeros que, independientemente de su grado de sapiencia o sus motivaciones políticas, pasean por lugares de Tradición, Arte e Historia, ofreciendo una visión entrañable y sobre todo, personalizada.

-

jueves, 15 de abril de 2010

Símbolos en el Camino: el Arcoiris

En ocasiones la Naturaleza, sabia por encima de todas las cosas, gratifica al peregrino, mimándole con su maquillaje original. Contemplar un hermoso arcoiris, señalando un Alfa y un Omega que une Cielo y Tierra, recompensa después de una fatigosa aunque productiva jornada.
Tan magnífico arcoiris, nos gratificó, con creces, el paso lunes, 29 de marzo, en los eríneos campos cercanos a Luesia, mientras más o menos agotados, regresábamos al lugar de hospedaje: Ejea de los Caballeros.
Espero que la presente entrada sea gratificante para todo aquél viajero que se pasee por estas páginas.

martes, 13 de abril de 2010

Símbolos en el Camino: el Puente de los Peregrinos de Puente la Reina

'Cuenta la leyenda que un pajarillo de especie indeterminada acudía de vez en cuando al pueblo, mojaba sus alas en el Arga y lavaba el rostro de la Virgen del Puy, la imagen que había en una capilla sobre el puente. Repetía la operación ante todo el pueblo congregado hasta que el rostro de la Virgen quedaba completamente limpio, y luego desaparecía. Nunca se sabía cuándo volvería pero su regreso era siempre un buen presagio...'.
['Los Caminos de Santiago', Editorial MSM, 2004]
*******
-


-