sábado, 31 de enero de 2009

La Peña del Diablo

El Parque Natural donde se asienta desde hace siglos el Monasterio de Nuestra Señora de Piedra, es un lugar en el que la naturaleza, coqueta, tuvo a bien desplegar en su día una sobresaliente cantidad de sus extraordinarios encantos. Una visita a tal lugar, pues, no deja nunca indiferente al viajero, sino que, muy al contario, le induce a sentir deseos de penetrar cuanto pueda en la idiosincracia de sus abundantes misterios.
No debe de resultar para nada extraño, que un lugar que se conoce como la Peña del Diablo, guarde en su trasfondo una terrible, aunque fascinante leyenda. A esta leyenda, se la conoce en Aragón como 'la leyenda de la energúmena', y parte de su argumento se desarrolla, también, en la vecina provincia de Soria.
Buena parte de la culpa de que tanto ésta, como otras leyendas referidas al Monasterio y su entorno hayan llegado hasta nosotros con su primigenio esplendor poco menos que intacto, se lo debemos -y no deja de ser un honor hacer ésta pequeña mención a modo de homenaje- a D. Juan Federico Muntadas.
Escritor, abogado, filósofo y político catalán que vivió a lomos de los siglos XIX y XX, su fascinación por el Monasterio de Piedra -lugar en que murió en el año 1912- queda patente en un librito que escribió en 1871, y que aún en la actualidad -más de cien años después- sirve de orientación y guía: 'El Monasterio de Piedra'.
{}

No hay comentarios: