viernes, 11 de septiembre de 2009

Medina de Pomar

-


4 comentarios:

KALMA dijo...

Hola! Con esos "pequeños" mis pequeños se lo pasarían pipa, y desde luego tienes el oficio cambiado: entre escritor y fotógrafo ¡Te posa hasta el cangrejo! jsjaja, saludos.

juancar347 dijo...

Seguro, las cabras eran muy simpáticas, ahora los emúes, con ese pico, tenían su puntillo peligroso. El cangrejo se libró, porque gracias a mi tío, terminé harto de comerlos...Es lo que tienen esos caminos de Dios, que nunca sabe uno quién estará dispuesto a ponerse al alcance del objetivo de su cámara de fotos...Un abrazo

pallaferro dijo...

Buen recuerdo, peregrino!

Le ha faltado alguna imagen de los desayunos de "sobaos" que, uno que conozco yo, los devoraba :)

Un abrazo.

juancar347 dijo...

Es verdad, y no creas que no los echo de menos...Con lo que me gustan las fotos y mira que no caer en eso. Además, me sabían a gloria. Un abrazo