lunes, 28 de diciembre de 2009

El Duende estuvo aquí: el Palacio de Viana

'Habitábamos en Gante, en el Ham, una casa grande y antigua, tan grande que yo estaba convencido de poder extraviarme en ella en el transcurso de mis desobedientes incursiones a los pisos superiores. Hoy existe aún; pero sobre ella pesan el silencio y el polvo del olvido, ya que no hay nadie que quiera habitarla con cariño...'.
[Jean Ray: 'La mano de Goetz von Berlichingen']

*******
-

2 comentarios:

KALMA dijo...

El duende o el embrujo de Al-andalus, qué bonito el palacio de Viana, el patio, el pozo... ¡Pedazo cortijo renacentista! La mujer cordobesa ¡Morena, de mirada misteriosa! Que la mano maestra de Julio Romero tan bien supo retratar.
Ahora no recordaba que hubiese "gansos" jajaja, ni que fueses acompañado de esa morenaza, jjjj. Abrazotes.

juancar347 dijo...

Córdoba tiene un embrujo especial, que hechizo al poco de pasearse por sus calles, sus patios, sus testigos históricos que, paradójicamente y aunque mudos, susurran historias y misterios a todo aquél que presta su oído. La dama en cuestión me conquistó sólo con una mirada: lejana, perdida seguramente en esa luna mágica que a veces pretende comerse la torre de la Mezquita....Un abrazo