domingo, 24 de enero de 2010

La Luna Azul


Lo reconozco: soy un Soñador. Este fenómeno, conocido como el fenómeno de la Luna Azul, se produjo la noche del pasado 31 de diciembre. La luna, esa gran Circe astronómica, siempre ha despertado la ensoñación en el ser humano. Será, quizás, porque aún no ha terminado de revelar los grandes misterios con que se envuelve. Es de suponer, que su mágica influencia actúa sobre el subconsciente de cada uno de una manera eminentemente particular. Recuerdo que, mientras tomaba estas imágenes, me recordó la búsqueda de un infatigable viajero: Nicolás Roerich. Sus expediciones al Asia Central, tenían, como referencia, la mágica, indestructible tradición del Rey del Mundo, de Shambhalla y del Agharta. En ellas, desde luego, se basó el escritor norteamericano James Hilton para describir el valle donde se ocultaba la mítica, paradisíaca e inmortal Shangri-Lá: el Valle de la Luna Azul.

Si bien es cierto que todo se puede mejorar, espero que disfrutéis estás imágenes; o que al menos, os hagan soñar con vuestro Shangri-Lá; o con vuestra Shambhalla particular. Yo, por si acaso, procuro siempre recordar las palabras del Maestro:

- ¡Lama, háblame de Shambhalla!.

- Pero vosotros, los occidentales, no sabéis nada de Shambhalla, no deseáis saber nada. Probablemente preguntáis sólo por curiosidad; y pronunciáis esta palabra sagrada en vano...


2 comentarios:

KALMA dijo...

Mí amiga, complice y compañera Catalina ¡Unas imágenes fantásticas!

juancar347 dijo...

Sí, con su fascinante hechizo: Catalina la Enigmática. Un abrazo