miércoles, 5 de mayo de 2010

Arquetipos de Peregrino

'Arquetipo: imágenes o esquemas congénitos con valor simbólico que forman parte del inconsciente colectivo'. [Diccionario de la Lengua Española]
*******
Si adaptamos las aldeas, pueblos y ciudades del poema interpretado por Rosa León, por estas otras que incluyen Ejea de los Caballeros, Biota, Luna, Castiliscar, Sádaba, Murillo de Gállego, Uncastillo, Luesia, Agüero, Loarre, Ayerbe, El Frago, Olite, Puente la Reina, Olcoz y San Martín de Unx, visionamos el vídeo y añadimos las palabras arquetipo y peregrino, obtendremos, como resultado, otra palabra, que en el fondo, resume la cuestión y alienta a continuar: veneración.
Tal estado de sentimiento, resulta extensible no sólo a las personas que queremos y amamos y que vamos encontrando y despidiendo a lo largo del Camino; si no, también, a esta tierra, que un día nos abrió los ojos y aún nos reserva otro más en el que nos los cerrará, pero que, entre tanto, nos mima y nos deleita con un sin fin de maravillas que, en mayor o en menor medida, aún hemos de aprender a respetar y a valorar.
Porque, en el fondo, todos somos Peregrinos, y es a través de nuestros recuerdos, nuestras vivencias y nuestros genes, como los arquetipos nos sobreviven y de alguna manera, nos inmortalizan y enseñan a los que han nacido y también a aquellos otros que aún han de nacer.
Es por eso que, si el peregrino olvida sus auténticas raíces en ese, su infatigable y eterno caminar, el recuerdo entonces se convierte en balas a su paso. Balas que, de hecho, matan su identidad, generan desconfianza y cubren el futuro de incertidumbre.
Por ello, quiero pensar que todos estos lugares que he visitado en este, mi último viaje, forman parte importante de mis recuerdos y de hecho, de mi vida y que, poco o mucho, servirán un día para que otros aprendan también a venerar la tierra en la que nace y los diferentes pueblos por los que camina y pasa.

video

9 comentarios:

KALMA dijo...

¡Qué bien escribes y describes! Te leo y sueño, puedo tocar todos los sitios.
La veneración que sientes por el camino, la pasión con que lo describes, el amor hacia él y que trasmites tan bien, que se puede amar la tierra a través de tus palabras. Como fluyen tus sentimientos de peregrino, a raudales e imparables, que bellos; dichosas las personas que ames, porque están vivas y compartirán contigo el camino y la mujer, tienes que ser un mago de las palabras, un hombre tan entregado y tan amante, seguro que la adorarás. Y rompo la magia, voy a por la quinta y algo más, una que es más mundana ¡Un video precioso! Un abrazo.
P.D.: Una pequeña observación, no existen los arquetipos de pregrino.

juancar347 dijo...

Hola, bruja. Un gran comentario que, puedes creértelo, me emociona. No puedo negar que siento esa magia cuando camino por esos caminos de mi tierra, de mi país; tierra y país de los que me siento orgulloso y cada día aprecio y valoro más. Siento que a veces ese flujo, esa pasión, no se transmita con las personas, como ese sería mi deseo; sobre todo, con aquellas personas que quiero, aunque me cueste demostrarlo. Pero hay una cosa con la que no estoy de acuerdo: el Peregrino es el Arquetipo más antiguo y más completo que existe. Un abrazo

Syr dijo...

Pues yo, casi que coincido en esto con la Brujita. El Peregrino como tal no sé si existe como Arquetipo, pues era denominado romero si iba a Roma o palmero si iba, no al Rocío, sino a Jerusalén. Después, la esclavina de cuero utilizada por romeros o palmeros para protegerse del frío y lluvia ( pelegrina) fue lo que derivaría en el genérico y que, unida al sombrero ancho con bordón y al bastón con punzón para colgar el calabacín que haría de cantimplora, configuraría el "arquetipo".

Pero lo que, en realidad me interesa, es destacar que, a veces o casi siempre, lo importante no es hacer el Camino, sino con quien se hace. Y yo, querido Caminante y peregrino de las españas, desde hace un año te puedo asegurar que lo vengo haciendo en inmejorable compaña.

Salud y románico

juancar347 dijo...

No sé, no sé, Syr, porque independientemente de la visión tradicional del peregrino compostelano, existía, como sabes, ese camino iniciático celta antes del 'descubrimiento' de la tumba del Apóstol. Desde luego, en lo que sí que estoy de acuerdo, es con tu última afirmación. Y espero que continuemos haciendo camino durante muchos, pero que muchos años. Un abrazo

Syr dijo...

Quiero pensar que para la cultura céltica, más que un viaje iniciático era una necesidad sociocultural e histórica, una veces expansiva de su "imperio cultural" y otras por su protección ante el empuje del nuevo Imperio romano. Desde luego, que ese estilo, sería recogido en el imaginario cético irlandés cristianizado como remedio en busca de la Tierra Prometida por dios a sus santos irlandeses como refugio para escapar de una no muy precisa persecución, quizá vikinga, la mítica " Isla de Thule".

Pero aquello, quizá más que peregrinación, fuera la Navigatio que, a la postre la teoría eurigena reconvirtiera en la "Peregrinatio popter Christum".

Pero, no sé, no sé...

Un abrazo

Baruk dijo...

Esta vez Juancar te has puesto muy trascendente.

Yo si que coincido contigo en la existencia del "arquetipo" de peregrino, pero para ser sincera bajo una visión diferente del peregrinaje, el de la humanidad peregrina.

Tus palabras son un buen homenaje al peregrino que somos todos en esta vida y en la que crecemos a traves del camino. Y pienso como vosotros, que si lo hacemos en buena compañía es mucho más agradable.

Besines peregrinos

**

juancar347 dijo...

Pudiera ser, Syr, como dices. Pero en el fondo mi pensamiento va más encaminado al comentario de Baruk, entendiendo el peregrinaje como un arquetipo afín a todo ser humano desde el comienzo de los tiempos: el ansia de libertad.
Por otra parte, Laura, es cierto que quizás me haya puesto bastante trascendente en mis comentarios; pero eso es algo que a veces no puedo evitar, cuando de alguna manera, hay cosas, incluso lugares, personas o canciones que de alguna manera tocan esos resortes ocultos que todos llevamos dentro y hacen aflorar los sentimientos. Como le decía a Kalma, quisiera poder ser más afectuoso con las personas de lo que en realidad soy, porque eso también es una parte importante del aprendizaje, pero por alguna razón, todavía no lo he conseguido. En fin, el Camino siempre da sorpresas y es importante saber, y este comentario incluyo a todos, es importante saber, repito, que hay personas con quien recorrerlo y con las que compartir otros arquetipos: Amor, Cariño y Amistad. Un abrazo a todos

KALMA dijo...

Por eso pienso que no existe arquetipos, por "el ansia de libertad del peregrino", en cada persona es distinto, un peregrino ama el camino y la libertad y para cada uno hay una medida de ansiedad, necesidad, es como los sentimientos tan iguales y tan únicos.
Si me voy a la RAE, un peregrino anda por tierras extrañas, si hay cosa bonita del peregrinar es conocer otras costumbres, otras culturas, otras religiones, otras leyes, otros paisajes... donde sentirte tan pleno como extraño, buscando en cada caso una vivencia, una aventura, el propio "grial" de cada uno, tan único que no se puede enmarcar. Para mí un peregrino es una persona soñada y soñadora, sin fronteras, que se adapta al camino con los medios que la naturaleza le da, que hace camino al andar, aunque a veces se valga del volar, el coche...
Y por supuesto, no es tanto el camino, como las personas con que lo compartes, ese es el auténtico mensaje, la vivencia, ese enigma tan plácido.
Aunque todo lo que he dicho, puede ser su arquetipo.
Un abrazo.

juancar347 dijo...

Hola, Kalma. Una reflexión de bandera, desde luego, aunque no sé, yo sigo aún visionando arquetipos en todo esto.La libertad, el viaje, la incertidumbre, el conocimiento (o su complementario, la 'búsqueda de')...Creo que para todos es lo mismo, aunque desde luego, cada persona es un mundo y ese mundo personal hace que cada uno lo interprete a su manera. Sí parece que coincidimos todos en que, al final, lo importante viene de la mano de compartir; pero en el fondo, todo se reduce, también, al modelo de experiencia, o si prefieres, de vivencia. Es muy alentador poder compartir camino, pero tampoco por ello hemos de restarle mérito y hasta cierto punto encanto, a la soledad. Lo digo por experiencia, y quizás por eso, por haber 'peregrinado' solo durante tanto tiempo, me cueste más amoldarme a la idea de la compañía. Creo, y lo digo con toda sinceridad, que es últimamente cuando me estoy acostumbrando al calor de la compañía, a esos vínculos tan especiales de compañerismo y afectividad que se crean entre personas que se valoran y respetan y se aportan mutuamente riqueza, tanto cultural como afectiva. Desde luego que eso es importante. Y ahora me pregunto: ¿será acaso esto, el arquetipo básico de ser humano?. Un abrazo