lunes, 31 de enero de 2011

Alma de Otoño

No, no lo he olvidado. Siento el aliento gélido de Bóreas, y soy consciente de que estamos en invierno. Incluso recuerdo que no hace mucho, la nieve crujía bajo mis pies. Pero no lo puedo evitar. Tengo el alma de otoño, ¡qué le voy a hacer!. Al fin y al cabo, ¿qué es la vida, si no un contínuo otoño?. Estertores de alegría que mueren en el mismo instante en el que una hoja cambia de color.
Por eso, no olvido nunca los versos de mi más querido y admirado poeta:
Quien quiera beber conmigo,
tiene una copa en mi mesa;
compartirá mi alegría,
pero también mi tristeza.

video

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo bonito es compartir y no hacer de la vida un misterio.

juancar347 dijo...

Quizás, pero aún compartiendo, la vida, en el fondo, no deja de ser un auténtico misterio.

Anónimo dijo...

¡La vida es un misterio! Es más lo desconocido de vivir hace que esta sea más intensa, pero no la vida de con quien/es comparto y comparten conmigo, por que si es así, no los conozco.

juancar347 dijo...

Cuestión de opiniones, y cada cuál tiene la suya.

Malvís dijo...

Veo tu mano de niño
dispersa en la tarde gris,
y que en la tarde gris se borra
tu acuarela infantil.

Otoño tiene un sueño
un iris de abril.

... no sueñes más, Caminante
de mil ilusiones preñado,
ya quiebra el arbor dorado
y toca hacer camino hacia adelante.

juancar347 dijo...

Acuarela infantil,
que a veces se extravía
en unos campos castellanos
o en la cantábrica mar bravía.
Caminante soy de hecho,
y recorro esos caminos,
tierra verde o de barbecho
y ese niño va conmigo.
Más a veces me acompañan,
tristezas y alegrías,
que pesan en el alma
cual sentida poesía.
Andando se hace camino
y amistades de por vida,
gracias, amigo querido,
y hasta nuestra próxima salida.

Un abrazo

Pilar Moreno Wallace dijo...

El otoño me parece el tiempo más poético imaginado; una época preciosa para caminar.
Saludos.

juancar347 dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Pilar. Siempre he sentido que el otoño es la estación más especial del año, y la que mejor nos enseña, con una explosión de belleza, el alfa y el omega de las cosas. Saludos

Alkaest dijo...

"Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar..."
Por eso, no pares nunca,
nunca, ni en tiempo otoñal.
Que Bóreas, el terrible,
el que las nieves traerá,
no te impida que camines,
siempre adelante, sin parar.
Y aunque, a veces, el camino
lleno esté de soledad,
otras, tus pasos, vencidos,
buenos amigos, acompañarán...

Salud y fraternidad.

juancar347 dijo...

Buenos ánimos, Maestro
son éstos que tú me das;
pues si el Camino nos presentó...
la Amistad hizo lo demás.

Un abrazo