martes, 17 de mayo de 2011

Campos de Navarra: el espíritu de Van Gogh



Se nota, se siente...el espíritu de Van Gogh está presente. Qué curioso es el mundo de las sensaciones. Mientras nos desplazábamos de un lugar a otro dentro de una provincia tan rica en historia y arte como es Navarra, no podía evitar, al contemplar la belleza deslumbrante de estos campos, pensar en Van Gogh. Rememorar el genial impresionismo de las acuarelas del genio del pelo rojo; su pasión por la vida, a la que exprimía el color como quien exprime un limón hasta la última gota. La viveza de sus colores, similar, comparativamente hablando, a esos frescos románicos que eclosionaban en pequeños big-banes iluminando la sombría intimidad de los templos que esperaban la luz del gótico como agua de mayo.

Acudían a mi memoria los monótonos días de invierno pasados junto al cristal de la ventana, observando mohíno la lluvia caer; varado en tierra cual ballenato que ha perdido el rumbo, soñando con días claros en los que partir en busca de la inalcanzable línea del horizonte. Esos anhelos, esos deseos de partida, no podían, sino, augurar un sublime espectáculo en primavera. Campos de jaramargo, madre de la mostaza, campos de Navarra...en mi corazón os llevo.





2 comentarios:

Syr dijo...

La Naturaleza, amigo mío, crea sus propias luces, sus propias sombras. Escenas en toda su realidad atmosférica, donde la luz del sol, a veces nítida, en ocasiones misteriosa, es capaz de transformarse en un reflejo, en un pedazo, en los campos. Y de ese trozo desgajado del astro rey, gozamos en su visión con los campos de jaramargos, mostazas y genistas.

Pero por favor, cuando vayáis a rodar un vídeo, avisadnos. Porque media hora en una cuneta esperando, da para imaginar que os ha pasado algo.

Un abrazo

juancar347 dijo...

Cierto, Syr, la Naturaleza es la más hábil creadora de mundos de fantasía, abriéndose camino incluso frente a la ignorancia de quienes la corrompen, mirando únicamente por intereses económicos. Afortunadamente, no sé si a tiempo, pero en el hombre está comenzando a despertar un sentimiento de complejidad hacia ella, que me da esperanza para que en el futuro no se rompa definitivamente esta fantasía.
Pido perdón por la parte que me toca en cuanto a la parada y grabación y acepto la collejilla con el mismo cariño e interés con los que acepto siempre tus aportaciones. Un fuerte abrazo