martes, 21 de junio de 2011

El Palacio Real de Olite

Olite, capital de una de las cinco históricas merindades navarras, distante, aproximadamente, una veintena de kilómetros de Puente la Reina y 40 de Pamplona, la capital. Cuesta imaginarse esa escalofriante Edad del Hielo en la que en éste entrañable solar sólo existía una infinita extensión de tundra. Una tundra primordial, como ese primigenio mar, que fue convirtiéndose, gradualmente, en un hábitat humano en el que dejaron su huella celtas, romanos, visigodos, árabes y cristianos, que protagonizaron épicos y a la vez fascinantes episodios de una Historia que continúa andando, como los cientos de peregrinos que, año tras año, recorren curiosos sus calles buscando una parte de Iluminación vital en su camino.

Olite ha legado al mundo, cuando menos, tres auténticas joyas artísticas: la iglesia de San Pedro, la iglesia de Santa María la Real, y por supuesto, el Palacio Real. Un palacio que fascina por sus numerosos detalles: la perfección, que recuerda esas espectaculares maquetas -Exim Castillos, con el que muchos jugamos en nuestra niñez- cuyas piezas estaban milimétricamente calculadas y en número justo para formar una fortaleza de ensueño; la forma en que las piedras reflejan la luz del sol, creando unos dorados únicos, que juegan, en una curiosa danza, con las sombras proyectadas por sus caprichosas torres y almenas; el gigantesco nevero, que parece el huevo fosilizado del más formidable de los animales prehistóricos; sus patios, los muros y columnas de sus jardines, por las que trepan, cual ejército invasor, multitud de plantas y enredaderas; sus ventanales ojivales, que en contraste con la luz, semejan ese infinito espacio exterior en el que se bañan las estrellas. Detalles, multitud de detalles, como multitud son las marcas que los canteros dejaron como recuerdo entre sus arcaicos muros, pentalfas y patas de oca entre ellas, que te vas encontrando, con pasmosa asiduidad, sobre todo en los estrechos escalones que conducen a las torres y a las almenas.

Un palacio en el que también dejaron su huella numerosos personajes históricos y que fue protagonista, como tantos otros lugares, de esa historia de amor y odio que protagonizaron dos relevantes personajes de nuestra Historia: la reina de León y Castilla, doña Urraca, y el rey de Aragón y Navarra, don Alfonso I el Batallador, aquél rey que fue guerrero y soldado, anticipándose a la llegada de las Órdenes Militares que combatían al infiel en Tierra Santa.

En definitiva, un lugar por el que evadirse durante unos agradables momentos y dejarse llevar simplemente por la ensoñación.




video

6 comentarios:

Alkaest dijo...

Hay un personaje, ligado a este castillo-palacio, cuya vida "es como un triste y conmovedor romance. El romance de la Edad media, en sus postrimerías, para cantado por troveros errabundos, a la sombra propicia del claustro o en góticas estancias señoriales" -en palabras del escritos Manuel de Iribarren-.
Nos referimos a don Carlos, Príncipe e Viana (1421-1461), un verdadero príncipe renacentista en pleno declive gótico.
En Olite disfrutó de su infancia, ejercitó su adolescencia, tomó esposa, y allí estableció una pequeña corte llena de estudiosos, trovadores, magos, literatos, y filósofos, para reinar entre ellos más que en su reino.
Porque, el príncipe-rey de Viana, era un estudioso entre estudiosos, que se interesaba por toda ciencia "para no tener jamás ociosa aquella su grande alma", como dijo el cronista.
Además, tuvo la virtud de compenetrarse con el pueblo llano, hasta el punto de alcanzar entre los plebeyos una popularidad impropia de los nobles.

Quien, al visitar Olite, conoce su atribulada historia personal, no puede menos que sentir flotar, entre las piedras del palacio, el espíritu inquieto del Príncipe-rey, cuya mayor felicidad habría consistido en no ser nunca ni lo uno ni lo otro...

Salud y fraternidad.

juancar347 dijo...

Es cierto; de hecho, Navarra recuerda tan carismática figura en la Institución que lleva su nombre: Príncipe de Viana. Y entre sus actividades culturales, cuenta con la excelente colección Panorama, dedicada especialmente a las maravillas de la provincia, de la que me consta tienes aquél último ejemplar (por el momento, aunque de difícil reedición) dedicado a Eunate. Un abrazo

KALMA dijo...

Hola! La etiqueta de maravilla de Navarra está más que acertada, como me gusta la Villa de Olite, su palacio, su castillo, sus historias... Una entrada fantástica. Un beso.

juancar347 dijo...

Hola, bruja. Me alegro que te guste la etiqueta, no es para menos: Olite tiene su encanto, mucho encanto diría yo. Me gustan sus callejas estrechas y el contraste de la luz del sol con las sombras, como si bailara con éstas, o éstas le persiguieran ascendiendo por las paredes y tejados...Tejados tradicionales, de teja roja, en algunos puntos amarronada por años y años a la intemplerie. El Palacio, una joya, con multitud de detalles que dejan huella. Un abrazo

Loli Salvador dijo...

Vengo en esta tarde a su blog para decirle que he dejado un premio y un enlace con objeto de difundirlo.
Es una crónica de viaje muy bien documentada que sirve en bandeja un debate de historia.
Saludos.

juancar347 dijo...

Hola, Loli. Agradezco mucho el detalle que ha tenido al poner una reseña sobre mis blogs, en ese magnifico blog suyo titulado Las Cien Puertas de Eunate. Blog que, con su permiso, me gustaría incluir aquí como blog amigo. Nunca he pretendido hacer un blog académico; creo que la mejor manera de acercar gentes y lugares a los demás, es hacerlo desde el punto de vista del sentimiento, de los detalles (tanto pequeños como grandes) que vamos encontrando continuamente en nuestro viaje. Desde luego, coincido en que con Olite se puede perfectamente hacer un debate de Historia, aunque sería un debate interminable de todos los temas y personajes que se podrían tocar. Gracias otra vez por su deferencia y reciba un saludo muy cordial.