martes, 22 de mayo de 2012

Santuarios Prehistóricos de Álava: el Dolmen de Sorguinetxe


Arrizala, como ya dije en la entrada anterior, dista poco menos de ocho kilómetros de Eguilaz y el dolmen de Aitzkomendi. Se llega al pueblo, siguiendo la carretera que, aproximadamente unos cuarenta kilómetros más adelante se dirige hacia la Sierra de Urbasa y Larraona, singular pueblo enclavado ya en la provincia de Navarra. Conviene reseñar, que antes de llegar a Arrizala, en cuyo término tendremos ocasión de admirar otro singular dolmen -el de Sorginetxe, o Piedra de las Brujas-, hay un pueblecito, cuyo nombre -Okariz- ha de traernos, necesariamente, la referencia a un animal sagrado, la oca; a un juego, simbólico y mistérico donde los haya, el Juego de la Oca, y también, sería imperdonable olvidarlo, el recuerdo de esas misteriosas hermandades que canteros que jalonaron con su símbolo -la pata de oca- los lugares más emblemáticos y mistéricos del Camino de las Estrellas. Nunca podríamos considerar como una pérdida de tiempo, así mismo, hacer una pequeña parada en Okariz, y acercarnos hasta su parroquial, la iglesia de la Asunción, donde tendremos ocasión de contemplar algunos interesantes restos románicos, que nos hagan todavía más presente que estamos comenzando el recorrido por la espina dorsal de una tierra sagrada; una tierra de Jentillaks, y también de Jars, su versión humana que, repito, acercándose hacia esa singular Sierra de Urbasa, dejaron cumplidas evidencias de su huella y valía.
El famoso dolmen de Sorginetxe, o más poéticamente, la celebérrima Piedra de las Brujas, se encuentra situada medio kilómetro, metro arriba metro abajo, del término municipal, en una solitaria pradera, en cuyas cercanías, no ha de sorprendernos observar las pacientes evoluciones de una oveja muy típica de la región, la latxa, de la que proviene no sólo un queso exquisito, sino también una lana formidable.


De igual manera que en Eguilaz, al dolmen de Arrizala le faltan numerosas piezas clave; ahora bien, a diferencia de aquél, en éste llama la atención la enorme piedra que le sirve de base -de peso superior a diez mil kilos- cuya inclinación induce a pensar, erróneamente, que puede resbalar hacia el suelo en cualquier momento, atrapando irremediablemente a quien tenga la desgracia de encontrarse debajo. Pero, aplicada idéntica técnica que en la gran mayoría de éstas auténticas obras de arte megalíticas, su colocación es tan perfecta, que está demostrada incluso su resistencia a los terremotos, detalle del que se podrían sacar provechosas conclusiones.
Por otra parte, y como colofón a los numerosos misterios que rodean este tipo de construcciones, decir que su nombre no es, sino una derivación mal comprendida de los ritos de fertilidad que se celebraban en las comunidades rurales. Ritos heredados de una antigua tradición -todavía en algunos lugares, se continúan celebrando, eso sí, convenientemente disimulados, alrededor de sus parientes menores, los menhires- tajantemente satanizada por imperativo de una religión, la cristiana, decidida a acabar con todo lo que hiciera referencia a la Antigua Religión, con la que fue poco o nada permisible.
Próxima parada: Kontrasta y la ermita de Nª Sª de Elizmendi.


4 comentarios:

KALMA dijo...

Hola! Sorguinetxe no necesito apuntármelo, siempre he sido amiga de Sorginens y esta palabrilla se me queda y las mágicas ocas. Unas fotos fantásticas, como dices parece que está inclinado, a punto a caer y sin embargo, magia, me pregunto si se querían proteger de la furia de Urtzi... En la tierra de Mari todo es mágico y seguro que Basajaun te miraba desde algún rinconcito del bosque.
Un besote.

juancar347 dijo...

Me alegro, bruja, porque estoy seguro de que te gustará y disfrutarás mucho si pasas por allí. Magia y técnica, quién lo iba a decir en sociedades de las que se piensa que apenas se diferenciaban del mono. Con respecto a los mitos, no te lo tomes a broma: estando por esos lares, sientes que son tan reales como la tierra misma. Solamente tienes que dejar que los ojos se guíen por el corazón y entre los dos te mostrarán detalles sorprendentes. Porque tú lo has dicho, la palabra que define a esta tierra, simplemente es Magia. Un abrazo

Malvís dijo...

Su antigüedad puede datarse entre los 4.500 y los 5.000 años, es decir ¡ justo cuando los egipcios construían pirámides¡.
¿Cómo es posible hacer un monumento así sobre el 2.800 A.C?.
Se necesitaría un ejército de hombres para llevar grandiosos bloques desde cantera para, aprovechando sus grietas introducir troncos secos, llenarlos de agua y lograr que su presión las desgajara, hacer rodar las grandes piedras sobre troncos gigantescos, plantear huecos donde encajarlas, cubrirlas co0n tierra y arena para colocar el techo y vaciarlas para dejar el dólmen al descubierto?.

Todo un enigma.

juancar347 dijo...

He obviado a propósito las fechas, Malvís, porque simplemente por citarlas, como haces, te obligan a replantearte muchas incógnitas y a pensar que lo que nos están colando en los libros de texto, no son sino goles metidos en fuera de juego.
Seguramente, como en las pirámides, se utilizaran esos métodos; también ese ejército de hombres, pero hay ciertos detalles que no dejan de ser genuinamente intrigantes. Dada la perfección con que están levantados, ¿de dónde surgió la técnica? ¿De dónde esos profundos conocimientos astronómicos, dado que están convenientemente orientados? ¿De dónde, también, ese extraordinario conocimiento interior de la tierra, para saber de su telurismo y elegir el lugar más adecuado para levantarlos?. No son pocas, pues, las preguntas que el tema levanta. Y aún otras que tengo pensado explorar más adelante. Por lo pronto, quedémonos con el romanticismo literario y soñemos simplemente con la 'Magia'. Un abrazo